La preservación de la tradición se refleja a través de la preservación de las manualidades antiguas, la cocina tradicional, las costumbres populares, la palabra escrita, las canciones, las danzas y la música. Los productos hechos por técnicas tradicionales se pueden comprar en las tiendas de souvenirs y en las numerosas ferias étnicas que se realizan durante todo el año en varias locaciones. En los restaurantes con la cocina nacional frecuentemente se sirve la comida en los platos de barro que preservan el sabor y el aroma natural de los ingredientes. Les ofrecen jugos de rosa, flor de saúco y menta, y les dan la bienvenida ofreciéndoles “slatko” (un dulce auténtico serbio) de fresas salvajes, membrillos o cerezas amarillas. Las comidas se preparan según las recetas tradicionales.

Las costumbres populares auténticas son “las velas agrícolas” y “lilanje”.

La costumbre “las velas agrícolas” es relacionada con el monasterio de Tronoša. Durante del año, los habitantes de seis pueblos cercanos recogen la cera natural de abeja y la gente la disfuma y derrama dos velas grandes, que se llaman agrícolas, pesando aproximadamente 50 kilógramos, más de 1,5 metros de altura. Las adjuntan al monasterio el Jueves Santo. Disfuman los restos de las velas antiguas y lo mezclan con la cera fresca de abeja, así que a través de las velas se transmite “el espíritu” de los tiempos pasados. Las velas agrícolas se encienden en el monasterio para todas las fiestas ortodoxas grandes.

“Lilanje” es la costumbre que se practica a vísperas de la fiesta religiosa Petrovdan dedicada a los apóstolos santos Petar y Pavle. Entonces se encienden “lile”, hechas de la corteza joven de la cereza silvestre o del abedul. Usualmente, esto se hace en los lugares de la reunión de la gente, en las plazas, las intersecciones y los niños y los jóvenes participan en esta costumbre.

La canción popular original, la danza y la música se preservan por parte de las sociedades artísticas y culturales, por la parte de los coros y los grupos musicales, entre los cuales las tradiciones más largas tienen KUD “Karadžić” y la orquesta muy famosa “Vožd” que preserva la música de los tiempos cuando Loznica era una ciudad pequeña